mocoa

“Tragedia en Mocoa es producto de olvido sistemático del Estado” Alberto Castilla

Constancia presentada por el Senador Alberto Castilla en plenaria del Senado de la República el día 4 de abril de 2017. Extendiendo toda la solidaridad a las familias damnificadas, ante el desastre ocurrido en Mocoa el pasado 1 de abril, el gobierno continúa desconociendo los impactos sociales, humanitarios y naturales del olvido sistemático de zonas del país que no han contado con las políticas suficientes para garantizar la vida digna de comunidades urbanas y rurales.

Pues precisamente, la tragedia que hoy vivimos tiene que ver con problemas como la falta de actualización de los Planes de Ordenamiento Territorial que han incidido en el aumento de asentamientos urbanos en franjas y laderas de ríos que hacen parte de sus cauces naturales, así como en la deforestación del piedemonte amazónico que en el Putumayo ha cobrado ya más de 9.214 hectáreas de bosque, siendo el quinto departamento con mayor índice de deforestación en Colombia.

La falta de control sobre la explotación indiscriminada de estos suelos que, con una clara vocación de protección y conservación, se usan para el mantenimiento de prácticas económicas como la ganadería extensiva y la minería que contamina las fuentes hídricas y despoja a las comunidades rurales, han sido factores determinantes en esta tragedia sobre la cual ya se han manifestado distintos sectores académicos, e incluso institucionales, para recordar lo anunciado de la misma, y para evidenciar que persiste el riesgo de que un desastre de iguales magnitudes se replique en otras zonas del departamento y del país.

Lo que nos demuestra esta catástrofe es que la disputa por la defensa de bienes comunes como los ríos y los bosques, y la exigencia por hacer vinculante la participación de las comunidades en el ordenamiento del territorio, no es una obstinación, por el contrario, es un llamado a reconocer que los asuntos ambientales y sociales son prioritarios en las agendas de territoriales y nacionales, y deben estar por encima de los intereses económicos, tan presentes en las políticas que han llevado al país a tragedias como la que hoy estamos lamentando.

 

Share This: