Libertad de seis líderes sociales del Sur de Bolivar ratifican que ser líder social no es delito

El Senador Alberto Castilla saluda la decisión de la Fiscalía de anular la medida de aseguramiento contra los líderes sociales detenidos del Sur de Bolivar e insiste en que Gobierno debe brindar garantías para los líderes sociales en los territorios y cumplir con lo acordado para avanzar hacia una paz con transformaciones y justicia social.

El movimiento social y quienes estamos convencidos que la movilización no es un delito, nos levantamos hoy con una buena noticia: Lideresas y Líderes del Sur de Bolívar que habían sido detenidos bajo argumentos tales como “es peligrosa para la sociedad porque organiza a la comunidad” se encuentran hoy en libertad.

A las 9:35 del día de hoy, 7 de noviembre, finalizó en Cartagena la audiencia que revoca la decisión de dictar medida de aseguramiento contra Milena Quiroz, Isidro Alarcón, Nubia Gómez, José David, Manuel Francisco Zabaleta y Feliz Muñoz. Todos estos líderes estaban siendo acusados de concierto para delinquir por protagonizar jornadas de movilización en distintos territorios y llevaban detenidos más de siete meses. El fallo se da luego que se desestimaran las pruebas aportadas por la Fiscalía. Vale la pena recordar en este recinto que la Juez que ordenó la detención de Milena Quiroz esta hoy presa, acusada de pertenecer a una red de corrupción dentro de esta misma institución, y que benefició a paramilitares y narcotraficantes de la región.

Hoy en Colombia vivimos una delicada situación de Derechos Humanos, donde se han asesinado 91 líderes sociales en los territorios desde el inicio de este año y se criminaliza la movilización pacífica de los territorios que exigen justamente el cumplimiento de los acuerdos suscritos con el Gobierno Nacional. A la fecha, hay más de 18 procesos de judicialización con los mismos argumentos que hoy hacen que las medidas de aseguramiento sean desestimadas.

Es urgente que el Gobierno Nacional comprenda que la paz sólo es posible si se brindan garantías a los territorios y quienes los habitan, si se cumplen los acuerdos firmados con las comunidades y organizaciones populares, si se escucha la voz de la comunidad y se prioriza el diálogo y sobre la fuerza y la criminalización.

Aprovecho para enviar un saludo fraterno a los familiares de estos seis líderes, a sus organizaciones quienes no han descansado un solo día para que finalice su encierro y a los cientos de personas que hoy se encuentran detenidas injustamente por defender la tierra, la vida y los recursos naturales.

 

Share This: