Gobierno incumple acuerdos a la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular

Campesinos, indígenas y afrocolombianos del campo a la ciudad

Desde el pasado 30 de agosto han llegado a Bogotá, mas de 5000 campesinos, indígenas y afrocolombianos, provenientes de diferentes partes del país. Todos ellos hacen parte de las 13 organizaciones que hoy componen la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular.

La Cumbre Agraria es el más importante proyecto de articulación de los movimientos sociales del campo colombiano en las últimas tres décadas. Hoy, la Cumbre  expresa su inconformidad ante los reiterados incumplimientos del Gobierno Nacional. Las organizaciones que la conforman han manifestado que el gobierno incumple por tres razones. En primer lugar, porque las principales iniciativas legislativas impulsadas por el ejecutivo en los últimos meses son contrarias a las reivindicaciones del movimiento campesino, indígena y afro que se ha movilizado, como se evidencia en un Plan Nacional de Desarrollo que fortalece el extractivismo y blinda grandes proyectos de inversión privada, o con el Proyecto de las Zidres, que busca entregarle los baldíos de la Nación al capital privado

En segundo lugar, tras 15 meses de la firma del decreto 870 de 2014, no se ha abordado la discusión de ninguno de los 8 puntos del pliego de la Cumbre: 1. Tierras, territorios colectivos y ordenamiento territorial; 2. Economía propia contra el modelo de despojo; 3. minería, energía y ruralidad; 4. cultivos de coca, marihuana y amapola; 5. Derechos políticos, garantías, víctimas y justicia; 6. Derechos sociales; 7. Relación campo-ciudad; 8. Paz, justicia social y solución política. Es claro que el Gobierno Nacional se niega a discutir el modelo de desarrollo con la gente que lo padece.
Por último, las organizaciones de la Cumbre Agraria consideran que en materia de garantías y derechos humanos también hay obstáculos para el cumplimiento de los acuerdos, pues no se ha  instalado la subdirección de garantías y derechos, ni se ha avanzado en la instalación del CERREN campesino.
La Cumbre  centra sus esfuerzos en la construcción de una propuesta de país para la vida digna; un país donde se ordene el territorio conforme a las demandas de las comunidades y la protección del ambiente; un país donde la tierra cultivable no siga concentrada en unos pocos propietarios; un país donde la política minero-energética no se comprenda como una locomotora que arrasa con los pueblos, sino como una oportunidad para garantizar la soberanía nacional; un país donde se comprenda que los territorios son la fuente de la vida, la alimentación y la cultura, y no la fuente de la acumulación de unos cuentos empresarios;  un país donde la construcción de la paz se realice teniendo en cuenta  las agendas de los movimientos sociales.

En este momento que el campo colombiano atraviesa una crisis mas , generada por la polìticas equivocadas impulsadas por los gobiernos de las últimas décadas. Exijo al Gobierno Nacional que cumpla los compromisos adquiridos con la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular. De lo contrario, la anhelada paz no podrá alcanzarse de espaldas al movimiento campesino, indígena y afro, ni incumpliendo los compromisos con los movimientos sociales.

Share This: