Estamos presenciando un genocidio y no podemos quedarnos callados, por eso el 26 de Julio vamos a la calle

Share This:

Comunicado del senador Alberto Castilla, del Polo Democrático Alternativo, a propósito de la convocatoria nacional e internacional de movilización en defensa de la vida y en honor a los cientos de líderes asesinados en Colombia.

Hoy, Colombia se ubica dentro de los países del mundo donde ser líder social, periodista o defensor del ambiente es más riesgoso que cualquier otra actividad de liderazgo. Todo esto a pesar de que desde 2016 se firmó un acuerdo de paz que buscaba, entre otras, ponerle fin a estos riesgos.

Ya estamos cansados y cansadas de leer titulares, recibir cadenas de whatsapp o escuchar en la radio que “Otro líder social ha sido asesinado”. También, estamos cansados y cansadas de escuchar que “Son muchos y no podemos protegerlos a todos”,  que “son líos de faldas”, que la muerte es producto «de un tema de linderos”, que “lo asesinaron por rentas ilícitas». Queremos que pare este genocidio.

Según la Real Academia Española -RAE-, el genocidio está definido como:

“Actos perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como: matanza de miembro del grupo; lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo; sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo; traslado por la fuerza de líos del grupo a otro grupo”.

Sin duda alguna en Colombia estamos asistiendo a un nuevo genocidio del liderazgo social y la oposición política. Un genocidio que hoy cobra la vida de más de 800 personas en tan solo tres años, hombres y mujeres que fueron líderes comunales, defensores ambientales, indígenas, campesinos y miembros de las comunidades afro, en su mayoría de zonas rurales apartadas y abandonadas por el estado.

Estos hechos demuestran nuevamente, más allá de los responsables de estos crímenes que en su mayoría son grupos paramilitares federados en oficinas, clanes o pequeñas estructuras, la incapacidad del estado para garantizarle a la ciudadanía el derecho a la vida, pese a que los temas de seguridad han sido de los rubros con más destinación presupuestal en los últimos años.

El Gobierno no puede seguir dilatando el impulso de medidas de seguridad integrales, que vayan más allá de chalecos y escoltas, donde se articulen medidas colectivas acordes con las realidades territoriales donde habitan los liderazgos; también es urgente que se le de permanencia y agilidad a la Comisión Nacional de Garantías y Seguridad quien debe hacerle seguimiento a las políticas públicas y planes de protección a los líderes sociales y, finalmente, es urgente conocer avances significativos en el desmonte y persecución a los grupos paramilitares que hoy son poder en varios municipios y departamentos del país.

Frente a esta oleada de barbarie, convoco a toda la ciudadanía a movilizarnos masivamente este viernes 26 de Julio desde las 5 de la tarde en todas las plazas públicas del país. Movilicémonos contra el miedo, a mostrarle a todas las familias de líderes sociales asesinados que no están solas y que las luchas emprendidas por ellos siguen vigentes a lo largo y ancho del país, demostremos que somos miles de personas quienes luchamos también por un país en condiciones de dignidad y que no estamos dispuestos a seguir viendo como asesinan a nuestra gente.

Queremos un país en paz, queremos que nuestra vida y libertad sean respetadas, por eso marchamos este 26 de Julio.

Alberto Castilla
Senador de la República
Polo Democrático Alternativo