Déficit en Coldeportes para el 2018 afectará el impulso de futuros deportistas

Hoy cuando se discute en el país el proyecto de presupuesto general de la nación para el año 2018, me he pronunciado frente al enorme recorte que se propone efectuar por parte del Gobierno Nacional para el deporte en Colombia. Este recorte no solo afecta la construcción de infraestructura deportiva, tal y como lo han querido presentar algunos medios de comunicación, se trata de una afectación real a la promoción de las actividades de deportivas que hoy en día benefician fundamentalmente a la infancia, la juventud y comunidades vulnerables.

“Todos queremos ser Mariana, Rigoberto, Nairo, Yuberjen cuando vienen con triunfos y con glorias, pero para definir el presupuesto los olvidamos (…) demostrémosle a ellos que han hecho esfuerzos para que otros quieran imitarlos, que tienen el fomento y el apoyo del gobierno para esto”

Pasar de 585 mil millones en 2017, a 221 mil millones de pesos en 2018, significa un ajuste del 62% del total del presupuesto de COLDEPORTES con respecto al 2017.
Este ajuste, que efectivamente recaerá sobre infraestructura, es decir sobre los recursos para la construcción y adecuación de escenarios deportivos y recreativos (-82%), también afectará la promoción y el estímulo a los silenciosos futuros deportistas, que a la sombra de programas para la educación física extraescolar y el deporte formativo de la infancia, adolescencia y juventud (-73%), y para el liderazgo deportivo (-6%), encontraban espacios de crecimiento y formación. Tan solo estos tres programas ocupan el 43% del presupuesto total de COLDEPORTES; es decir, sobre estos es sobre los cuales recae el rigor del ajuste.

Fuente: Con base en la información de COLDEPORTES

 

Fuente: Coldeportes

Así mismo, hice mención a una iniciativa que se ha venido promoviendo desde el sector campesino con la intención de que dentro de la ley del deporte que adelanta COLDEPORTES, se reconozcan los juegos campesinos. Lamentablemente la respuesta de la directora de esta entidad en la Comisión Séptima es que se encuentran “felices de hacer los juegos campesinos, pero la realidad es que presupuesto no tenemos”. Y tiene razón, ante la realidad de su cartera, pero esa no puede ser la respuesta del Gobierno Nacional a la crisis social y económica que viene sintiendo la población colombiana, fruto de las malas políticas económicas que implementaron Uribe y Santos, las mismas que hoy nos recetan más ajuste y nuevas reformas tributarias y laborales.

“Me preocupa que esta comisión que escucha a las instituciones que tienen que ver con lo social del pais, sean las que tengan que asumir con obediencia desiciones de recortes por parte del ejecutivo, lo que para el país significa abandonar lo social y seguir fortaleciendo los rubros de defensa que en momentos de paz siguen teniendo mayor capacidad presupuestal; no hay plata para programas sociales y si mucho para la seguridad”

 

Alberto Castilla
Senador Campesino

 

Share This: