Constancia Cárceles

Share This:

CONSTANCIA

Plenaria del Senado

Sesión del 24 de noviembre de 2015

El día de ayer, en compañía del Senador Iván Cepeda Castro y el Representante a la Cámara Alirio Uribe Muñoz, hicimos una visita a la cárcel La Picota de Bogotá, con el fin de una visita de carácter humanitario con el fin de valorar la situación de los presos políticos que desde el pasado 9 de Noviembre se hallan en Jornada Nacional de Protesta. Los presos políticos y la mayoría de los presos sociales de distintas cárceles de Colombia, han optado por la desobediencia pacífica para exigir el cumplimiento de los mínimos legales y constitucionales aplicables a su situación como población sujeta a la tutela directa del Estado colombiano.

Durante las jornadas de protesta, los reclusos han desarrollado huelgas de hambre, cese de la actividad laboral, cese de la actividad del área de educativas, cese de actividades deportivas, interrupción del ingreso de internos y de las entrevistas con abogados.  Se trata de un movimiento de carácter nacional porque hay desobediencia en las cárceles de Cúcuta, Girón, Ibagué, Arauca, Bogotá, Valledupar, Cómbita, Popayán, La Dorada, Acacías y Jamundí, entre otras. A la fecha ya son 1.500 presos políticos en desobediencia civil y pacífica en 18 cárceles en todo el país, de los cuales 850 se encuentran en huelga de hambre.  Su petición principal abarca la libertad inmediata para 81 prisioneros políticos, de los cuales 11 están en estado crítico.

Los reclusos exigen la satisfacción de derechos y necesidades básicas para cualquier ser humano, como el establecimiento inmediato de un plan de contingencia y acción para la atención de salud de las personas privadas de la libertad; mejoramiento en la atención y servicio del área jurídica; mejoramiento y garantía del servicio del agua potable las 24 horas del día; mejoramiento del servicio de alimentación; mejoramiento de la infraestructura sanitaria; cierre inmediato de los patios de condiciones inhumanas y con presencia de epidemias y a liberación de los presos y presas políticas que se encuentran gravemente afectados en su salud.

En un contexto marcado por la búsqueda de solución política al conflicto, hago un llamado al gobierno nacional para que atienda las justas solicitudes de los reclusos, y a que disponga de las medidas necesarias para superar la terrible situación carcelaria colombiana, catalogada por la Corte Constitucional como un «Estado de cosas inconstitucional». Recordemos que hoy el hacinamiento supera el 53,7%, que el 18% de los establecimientos carcelarios presenta Índice de Riesgo para el Consumo de Agua Potable (IRCA) de alto riesgo, o que en cárceles como la de Arauca, La Dorada, Bellavista, Itagüí y Cúcuta, se han presentado graves epidemias en el último año poniendo en riesgo a la población reclusa.

Por las anteriores razones, la próxima semana en el recinto de la comisión VII del Senado, realizaré un debate de control político para tratar sobre las condiciones de salud de las cárceles en Colombia, situación que raya en la inhumanidad con las personas privadas de la libertad.

Quiero cerrar esta constancia haciendo un llamado al gobierno nacional, para que escuche las justas peticiones de la movilización carcelaria, garantizando que sus exigencias sean atendidas. Construir la paz requiere superar las terribles condiciones que viven los presos políticos y sociales.

 

ALBERTO CASTILLA SALAZAR

Senador de la República

Polo Democrático Alternativo